¿Sabías que se puede iluminar lugares oscuros con agua y una botella plástica?

lfredo Moser es un mecánico brasileño que tuvo una idea en el año 2002.

Uberaba, ciudad en el sur de Brasil, en donde vivía el hombre, sufría de constantes apagones eléctricos.

Es así que con un poco de ingenio, y aplicando la idea de la refracción de la luz solar en el agua, inventó la bombilla ‘de los pobres’.

¿Cómo? Una botella de plástico de dos litros llena de agua a la que se añade algo de lejía para preservarla de las algas. La botella se coloca en un agujero del tejado, se ajusta con resina de poliéster y listo.

¿El resultado? Iluminación gratuita y ecológica durante el día, especialmente útil para construcciones en las que no haya ventanas.

En función de la intensidad del sol, la potencia de estas bombillas artesanales oscila entre los 40 y los 60 vatios.

“Es una luz divina. Dios hizo el sol para todos y su luz es para todos”, dijo Moser en declaraciones a la BBC. “No te cuesta un céntimo y es imposible electrocutarse”.

La idea se ha extendido por varios lugares del planeta. Un ejemplo de esto es la Fundación MyShelter (Mi refugio) en las islas Filipinas.

MyShelter se especializa en construcciones alternativas utilizando materiales como bambú, neumáticos o papel.

En el país asiático, donde un 25% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza y la electricidad es especialmente cara, ya hay 140.000 hogares que han recurrido a este sistema de iluminación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s